Conociendo nuestro cuerpo: ¿Cómo planificar una alimentación sana?

alimentación sana

Conocer la forma en cómo nuestro cuerpo asimila ciertos alimentos nos puede dar la respuesta para tener una alimentación sana y así prevenir muchas enfermedades relacionadas con la mala alimentación

Grupos de nutrientes y alimentación sana

Algunos alimentos sobre los cuales podemos obtener este tipo de respuesta son:

Grasas saturadas

Una recomendación común que hemos escuchado muchas veces es “No comas alimentos con altos valores de grasa saturada porque bloquearás tus arterias”, o “serás más propenso a sufrir de un ataque cardíaco o enfermedades del corazón” y, por supuesto, “vas a aumentar de peso”.

Bueno, eso es cierto para algunos genotipos, pero eso no es para algunos.  Un examen genético puede indicarnos a qué grupo pertenecemos.

Carbohidratos

Si deseas optimizar tu dieta para el aumento muscular, la pérdida de grasa y el rendimiento es importante saber cómo administrar los carbohidratos en tu dieta.

Constantemente escuchamos que los carbohidratos son nuestro peor enemigo. Nuestro cuerpo utiliza carbohidratos como combustible que ayuda a maximizar su rendimiento e intensidad durante la actividad física, por lo que su consumo es muy importante.

Lo importante es elegir los carbohidratos de mayor densidad y calidad nutricional, evitando los refinados por ejemplo.

Consumo de sal

Una alimentación sana esta, hoy en día, relacionada con limitar la cantidad de sal que consumimos, ya que puede reducir el riesgo de padecer algunas patologías relacionadas con el corazón.

Además del aspecto salud (riesgo de hipertensión), una evaluación genética nos permitirá determinar nuestra capacidad de retención de agua y desequilibrio de sodio / potasio.

¿Qué hay del Omega 3?

El Omega 3 (identificado como n-3 EFAS) son ácidos grasos esenciales poliinsaturados. Pueden ser nutrientes cruciales para la salud.

Necesitamos Omega 3 para muchas funciones normales del cuerpo, incluyendo el control de la coagulación de la sangre o la construcción de membranas celulares en el sistema nervioso, y cuando nuestros cuerpos no pueden sintetizar las grasas omega-3, debemos obtener a través de suplementos alimenticios o nutrientes.

La intolerancia a la lactosa

El método clínico más utilizado para diagnosticar la intolerancia a la lactosa es el test de respiración con hidrógeno.

Esto se debe a que algunos afectados pueden tener una población predominante de bacterias productoras de metano en el intestino que utilizan el hidrógeno para reducir el dióxido de carbono al metano.

El estilo de vida sedentario, combinado con una mala alimentación a propiciado la aparición de muchas enfermedades, las cuales pueden ser prevenidas al adoptar una alimentación sana y esta tarea puede ser mucho más fácil al conocer los alimentos que podrías provocar estas enfermedades para nuestro caso particular.

Podría interesarte: ¿Qué es un test de enfermedades genéticas y qué beneficios tiene?

Dejá tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.