¿Cómo detectar intolerancia alimentaria? ¡Lo Que Tenés que Saber!

intolerancia alimentaria

La intolerancia alimentaria, también conocida como hipersensibilidad alimentaria se refiere a la dificultad para digerir ciertos alimentos. Es importante señalar que la intolerancia a los alimentos es diferente de la alergia a los alimentos.

Diferencia entre alergia e intolerancia alimentaria 

Alergias a los alimentos son desencadenas por el sistema inmunológico, mientras que la intolerancia alimentaria no.

Algunas personas sufren problemas digestivos después de comer ciertos alimentos, a pesar de que su sistema inmunológico no ha reaccionado – no hay respuesta a la histamina.

Los alimentos más comúnmente asociados con la intolerancia alimentaria incluyen productos lácteos, granos que contienen gluten y alimentos que causan acumulación intestinal de gas, como frijoles y col.

¿Por qué soy intolerante a ciertos alimentos?

Las enzimas son necesarias para digerir los alimentos completamente. Si algunas de estas enzimas faltan o son insuficientes, la digestión adecuada puede ser debilitada.

La intolerancia a la lactosa

Las personas que son intolerantes a la lactosa no tienen suficiente lactasa, una enzima que descompone el azúcar de la leche (lactosa) en moléculas más pequeñas que el cuerpo puede descomponerse más y absorber a través del intestino.

Las personas con alergia a la proteína de la leche tienen síntomas similares a aquellos con intolerancia a la lactosa; es por eso que los individuos intolerantes a la lactosa son comúnmente diagnosticados como alérgicos.

Prevención de la intolerancia alimentaria con la nutrigenómica 

Un examen genético de intolerancia alimentaria nos ayuda a descartar la patología, ya que tiene porcentaje de acierto del 99%.

La intolerancia a algunos alimentos como gluten y la lactosa, la manera como el organismo procesa la cafeína, alcohol, así como determinadas enfermedades con detonantes nutricionales como: Diabetes tipo II u osteoporosis, están determinadas genéticamente, por lo que conocer los riesgos y propensión permitirá adaptar los hábitos nutricionales.

Una asesoría nutricional apropiada eliminando los alimentos perjudiciales para el organismo, nos permitirá tener una vida más saludable.

Un test genético de intolerancias y patologías, además de tomar en cuenta la antropometría y hábitos, evalúa las diferencias genéticas que determinan la propensión a desarrollar intolerancias y patologías.

Como cada persona reacciona de manera diferente, un examen genético es la manera más efectiva de conocer las respuestas a las preguntas más importantes acerca de la mejor manera de alimentarnos para tener una vida más saludable.

Podría interesarte: La nutrigenética y nutrigenómica: ¿cómo diseñar dietas según tu genética?

Dejá tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.