¿Cuál es el papel del tabaco en el desarrollo del cáncer?

desarrollo del cáncer

Cuando un grupo de células cancerosas, también denominadas malignas, comienzan a reproducirse dentro del cuerpo, a esto se le llama cáncer y es una de las primeras causas de muerte en todo el mundo.

Si el avance de esta enfermedad no disminuye se calcula que habrá más de 11 millones de muertes por esta causa para el año 2030. 

Los tipos de cáncer

En los hombres, los tipos de cáncer más comunes son los de pulmón, estómago, hígado, colon y recto, esófago y próstata.

En el caso de las mujeres, los tipos de cáncer más frecuentes son el de mama, pulmón, estómago, colon y recto, y cuello uterino.

El consumo del tabaco en el desarrollo del cáncer

En Argentina, más de 15.000 argentinos mueren cada año por un cáncer relacionado con el consumo de tabaco.

1° factor de riesgo para el cáncer del pulmón

El consumo de tabaco está identificado como primer factor de riesgo para adquirir cáncer de pulmón, ya que se encontró que 9 de cada 10 personas con cáncer de pulmón eran fumadores.

La edad de inicio en el consumo de tabaco también es un factor importante para la adquisición de esta enfermedad, ya que mientras menor es la edad, el riesgo es más alto.

Además de cáncer de pulmón, las personas que consumen tabaco están expuestos al desarrollo del cáncer de boca, labios, lengua, laringe y faringe, cáncer de estómago, de esófago, de páncreas, de vejiga, de riñón, de cuello de útero, de colon y de recto, de hígado, de mama, de la cavidad nasal, de ovario y ciertas formas de leucemia.

Aunque en la mayoría de países el cáncer de mama es la primera causa de mortalidad femenina, en los últimos 15 años el cáncer de pulmón se ha duplicado debido al aumento en el consumo de tabaco, en algunas regiones, superando al cáncer de mama.

Estos datos también incluyen el cigarrillo, aunque no se consume el tabaco, también puede provocar cáncer de pulmón, boca, laringe, esófago y páncreas.

La relación entre dejar de fumar y el desarrollo del cáncer 

Abandonar el hábito de fumar reduce de manera constante el riesgo de padecer cáncer de pulmón, ya que mientras que las células malignas van desapareciendo y son sustituidas por células sanas, el individuo es menos susceptible a adquirir este y otros tipos de cáncer.

Sin embargo muchos expertos opinan que no se pueden restablecer al estado normal de una persona que jamás haya fumado en su vida.

Podría interesarte: ¿Por qué el consumo de lácteos podría promover el cáncer de ovario?

Dejá tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.