Los riesgos de utilizar la tecnología de edición genética humana

tecnología de edición genética humana

La tecnología de edición genética CRISPR ha tomado al mundo médico por sorpresa, mostrando potencial para tratar enfermedades que van desde el cáncer hasta la diabetes tipo 2.

La tecnología se ha estado moviendo a toda máquina, con una prueba en humanos ya iniciada, aun cuando las repercusiones de la edición de genes siguen siendo en gran parte desconocidas.

Un nuevo estudio ha resaltado las incertidumbres, mostrando que las mutaciones involuntarias pueden producirse cuando se corta y empalma el genoma humano, pero es demasiado pronto para decir si las mutaciones son motivo de alarma.

CRISPR conduce a cientos de mutaciones genéticas inesperadas

Un estudio reciente publicado en la revista Nature Methods ha expresado su preocupación de que las pruebas con CRISPR en humanos puedan ser prematuras, incluso con CRISPR-Cas9.  

Al modificar una enzima llamada Cas9, las capacidades de edición genética se mejoran significativamente, en algunos casos reduciendo la tasa de error a “niveles indetectables”. 

Sin embargo, por muy precisa que sea la tecnología, no es perfecta y puede golpear accidentalmente otras partes del genoma.

Esta falla no es desconocida, y se ha probado antes, por lo general utilizando un algoritmo computarizado para predecir dónde ocurrirán tales mutaciones fuera del objetivo, luego buscando esas áreas para ver si tales mutaciones, de hecho, ocurren. 

¿Hay otras trampas de la edición genética?

Con las capacidades de edición de genes CRISPR, se hacen posibles tres categorías de alteraciones del ADN.  La ciencia y la sociedad finalmente tendrán que enfrentar y abordar la necesidad y los requisitos éticos para todos ellos:

  • El ADN embrionario se corrige para eliminar los defectos genéticos asociados con la enfermedad hereditaria
  • La alteración de genes para proteger a una persona contra futuras enfermedades.
  • Mejora genética, en la que los genes se instalan o modifican para cambiar la apariencia de una persona, o el potencial físico o mental.

Este último plantea el potencial de crear “bebés de diseño” con cierto color de cabello o mayor inteligencia, que es una de las razones por las que alrededor de 40 países ya han prohibido la ingeniería genética de embriones humanos y 15 de 22 países europeos prohíben la modificación de la línea germinal.

Podría interesarte: Los factores genéticos y no genéticos que contribuyen al envejecimiento de nuestra piel

Dejá tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.