Bases genéticas de la adquisición de enfermedades infectocontagiosas

 enfermedades infectocontagiosas

 

Las enfermedades infectocontagiosas son los responsables de más de la cuarta parte de muertes a nivel mundial.

Te contamos a continuación de cuáles hablamos y el rol de los estudios genéticos para diagnosticarlas y tratarlas.

Tipos de enfermedades infectocontagiosas

Entre ellos, son seis las enfermedades las causantes del 90% de estas muertes. Estas son: VIH/SIDA, tuberculosis, diarreas, paludismo, sarampión y neumonías.

Desde el contexto de la salud pública este problema está siendo subestimado, mayormente en países del tercer mundo, donde la mayoría de estas muertes no son identificadas correctamente como es el caso de los virus de papiloma humano y hepatitis B y C.

¿Cómo prevenir las enfermedades infectocontagiosas?

Es importante para la salud pública la investigación de las enfermedades infecciosas nuevas, las que se creían desaparecidas y vuelven a ser una amenaza y las resistentes a antimicrobianos, cuya periodicidad ha extendido de manera alarmante en los últimos veinte años.

El desarrollo de las investigaciones del genoma humano y el genoma de diversos agentes patógenos, el progreso de la bioinformática y el aumento de diversas técnicas moleculares, como la secuenciación del ADN y la proteómica, son herramientas muy poderosas para obtener datos precisos y afrontar brotes o epidemias de enfermedades infectocontagiosas.

Uno de los propósitos más importantes de la genética humana de las enfermedades infectocontagiosas es el precisar la carga relativa de las inmunodeficiencias primarias, las características específicas de los patógenos, los genes, y la herencia multigénica, tanto a nivel particular como del grupo de habitantes.

Diversos genes particulares han sido involucrados en la susceptibilidad alterada a muchas enfermedades infecciosas diferentes.

Además, un factor significativo a ser considerado es la virulencia del patógeno.

Una proporción primordial de defectos Mendelianos que confieren predisposición se espera afecten a una pequeña porción de los sujetos infectados.

Una propensión del tipo poligénica posiblemente esté vinculada a patógenos más virulentos.

La etapa de la infección podría ser un factor decisivo que debe tomarse en cuenta, con más agentes mendelianos expresándose en la pubertad, cuando muchas infecciones primarias suceden y cuando el impacto de las defunciones por la infección se espera sean considerables.

Se espera que investigaciones futuras arrojen más luz a estos interrogantes.

Dejá tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.