Factores genéticos y no genéticos del envejecimiento de la piel

factores genéticos en el envejecimiento de la piel

Los cambios en la piel se encuentran entre los signos más visibles del envejecimiento. Las propiedades de la piel, como la hidratación, la elasticidad y la capacidad antioxidante, juegan un papel clave en el proceso de envejecimiento de la piel. 

Factores genéticos en el envejecimiento de la piel

El envejecimiento de la piel es un proceso complejo influenciado por factores hereditarios y ambientales. Estudios recientes sobre gemelos han revelado que hasta el 60% de la variación del envejecimiento cutáneo entre individuos se puede atribuir a factores genéticos, mientras que el 40% restante se debe a factores no genéticos.

Los recientes avances en los enfoques de genómica y bioinformática han llevado a la asociación de ciertos polimorfismos de un solo nucleótido (SNP) a las propiedades de la piel.

El objetivo fue clasificar a las personas en base a un conjunto de polimorfismos múltiples asociados con ciertas propiedades de la piel para proporcionar cuidado personalizado de la piel y terapias antienvejecimiento.

La genética del envejecimiento 

Se identificaron las proteínas clave y los SNP asociados con ciertas propiedades de la piel que contribuyen al envejecimiento de la piel. Fue seleccionado un conjunto de 13 SNP en la codificación de genes para estas proteínas que están potencialmente asociadas con el envejecimiento de la piel.

Finalmente, se clasificó una muestra de 120 mujeres voluntarias en diez grupos que exhiben diferentes propiedades de la piel de acuerdo con su firma genotípica.

Grupos étnicos y genéticos

Este es el primer estudio que describe la frecuencia real de polimorfismos genéticos y su distribución en grupos involucrados en el envejecimiento de la piel en una población caucásica.

Los individuos se pueden dividir en grupos genéticos definidos por variables genotípicas. Estas variables genotípicas están relacionadas con polimorfismos en uno o más genes asociados con ciertas propiedades de la piel que contribuyen a la edad percibida de una persona.

Por lo tanto, al usar esta clasificación, es posible caracterizar el cuidado de la piel humana y las necesidades anti envejecimiento sobre la base de la firma genética de un individuo, lo que abre la puerta a tratamientos personalizados dirigidos a poblaciones específicas.

Esto es parte de un esfuerzo continuo hacia terapias anti edad personalizadas que combinan las firmas genéticas con las evaluaciones ambientales y de estilo de vida.

Podría interesarte: ¿Por qué someternos a un estudio genético para mejorar nuestro rendimiento deportivo?

Dejá tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.