Estudios genéticos revelan los secretos de la 1° gran pandemia de la humanidad

ejemplos de pandemia

En el año 541 en la ciudad de Constantinopla, una pandemia asola la ciudad extendiéndose de manera alarmante hacia toda Europa, Asia y África.

Muchas preguntas persisten acerca de este sombrío acontecimiento, como por ejemplo ¿cómo desapareció? y ¿dónde estuvo su origen?

La pandemia apareció periódicamente alrededor de los puertos del Mediterráneo hasta cerca del año 750, impactando en gran medida en la historia de Europa.

Recibió su nombre de los investigadores modernos, en referencia al emperador Justiniano I, que gobernaba el Imperio bizantino cuando se dio la peste.

Tuvo un gran impacto sociocultural en el imperio bizantino comparable al de la peste negra.  

Estudios genéticos en la pandemia  

La raíz más reconocida de la pandemia es la peste bubónica, que a continuación originaría la pandemia conocida como “peste negra” en el siglo XIV.

Un estudio genético reciente ha señalado que los agentes patógenos causantes de estas dos enfermedades son distintos.

Sin embargo, se podría señalar que las dos enfermedades son variedades de peste bubónica, derivadas de cepas distintas.

Reconstruyendo el genoma en la pandemia

Los dientes de dos víctimas de la plaga de Justiniano, considerada la primera pandemia de peste bubónica de la historia, han servido a un equipo de investigadores para reconstruir el genoma de la bacteria causante de la enfermedad (Yersinia pestis).

La cepa ha resultado ser totalmente independiente de la que originó la peste negra 800 años después.

Los expertos manipularon, para su estudio genético, los fragmentos dentales de dos personas que sucumbieron ante la enfermedad.

Las piezas, de unos 1.500 años de antigüedad, estaban sepultadas en una necrópolis de la ciudad de Aschheim (Alemania) y las dos víctimas murieron en las últimas fases de la epidemia.

La bacteria Yersinia pestis, cuya forma de transmisión es a través de una pulga que suele encontrarse en roedores, sigue produciendo miles de decesos al año en ciertas zonas de África, Asia y América.

Los investigadores piensan que si una enfermedad pudo aparecer, causar tanto daño y desaparecer de manera tan repentina una vez, podría pasar nuevamente, no obstante, se hacen esfuerzos en genómica y epidemiología para saber cómo funcionan y poder enfrentar una situación similar.

Dejá tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.