¿Qué son los edulcorantes artificiales y cuáles son los riesgos para la salud?

que son los edulcorantes artificiales

Al ofrecer el sabor de la dulzura sin calorías, los edulcorantes artificiales parecen ser una respuesta a la pérdida de peso efectiva. La lata promedio de 12 onzas de soda endulzada con azúcar produce alrededor de 150 calorías, casi todas de azúcar. La misma cantidad de refresco de dieta: cero calorías. La elección parece una obviedad.

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) y la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA) han presionado cautelosamente sobre el uso de edulcorantes artificiales en lugar de azúcar para combatir la obesidad, el síndrome metabólico y la diabetes, todos los factores de riesgo de enfermedad cardíaca

Si bien no son una bala mágica, el uso inteligente de edulcorantes no nutritivos podría ayudarlo a reducir los azúcares agregados en su dieta, por lo tanto, reduciendo la cantidad de calorías que consume. 

La reducción de calorías podría ayudarlo a alcanzar y mantener un peso corporal saludable, y de ese modo reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes.

Desventajas de los edulcorantes artificiales

Como con todo, existen pros y contras en el uso de edulcorantes artificiales como método probado para reducir las calorías en la dieta y el riesgo de enfermedades cardíacas y también existen ciertos riesgos que es necesario valorar para tener una vida más sana.

Una preocupación es que las personas que usan edulcorantes artificiales pueden reemplazar las calorías perdidas a través de otras fuentes, posiblemente compensando la pérdida de peso o los beneficios para la salud.

Por otra parte, el uso de edulcorantes artificiales puede hacer que rechaces alimentos saludables, que llenan y altamente nutritivos mientras consumes más alimentos con sabor artificial y con menos valor nutricional.

¿Azúcar? Sí, pero natural

Tal vez el azúcar no es tan malo después de todo. Dependiendo de la forma de consumirla.

Los alimentos que contienen azúcar en su forma natural, la fruta entera, por ejemplo, tienden a ser altamente nutritivos, ricos en nutrientes, altos en fibra y bajos en carga glucémica. 

Por otro lado, el azúcar refinada y concentrada que se consume en grandes cantidades aumenta rápidamente los niveles de glucosa e insulina en sangre, aumenta los triglicéridos, los mediadores inflamatorios y los radicales de oxígeno.

Podría interesarte: Lo que tenés que saber para planificar una alimentación sana según la genética de tu cuerpo

Dejá tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.