La secuencia de ADN: ¿En qué consiste el método de Sanger?

secuencia de ADN de Sanger

Toda la información necesaria para construir y mantener un organismo, ya sea un ser humano, un perro o una célula bacteriana, está contenida en su ADN.

Las moléculas de ADN están compuestas por cuatro nucleótidos, y estos nucleótidos están unidos de manera similar a las palabras de una oración.

Juntas, todas las “oraciones” de ADN dentro de una célula contienen las instrucciones para construir las proteínas y otras moléculas que la célula necesita para llevar a cabo su trabajo diario.

¿Cómo “leen” las secuencias de genes a los investigadores?

La determinación del orden de los nucleótidos dentro de un gen se conoce como secuenciación de ADN.

Los primeros métodos de la secuencia de ADN consumían mucho tiempo, pero un gran avance se produjo en 1975 con el desarrollo del proceso llamado secuenciación de Sanger.

La secuenciación del método de Sanger

La secuenciación de Sanger lleva el nombre del bioquímico inglés Frederick Sanger, y a veces también se lo conoce como secuenciación por terminación de cadena o secuenciación dideoxy.

Unos 25 años después de su creación, el método de Sanger se utilizó para secuenciar el genoma humano y, con la adición de muchas mejoras y modificaciones tecnológicas, sigue siendo un método importante en los laboratorios de todo el mundo en la actualidad.

¿Cómo funciona la secuencia del ADN del método Sanger?

La secuencia de ADN de Sanger se modela después del proceso natural de replicación del ADN, y utiliza nucleótidos ficticios para detener la replicación cada vez que se encuentra un nucleótido específico.

Debido a que esta replicación truncada ocurre una y otra vez, los ácidos nucleicos de longitud variable se acumulan y pueden usarse para determinar la posición de cada nucleótido en la secuencia.

¿Cómo usan los científicos la secuencia de ADN?

En los últimos años, la tecnología de secuencia de ADN ha avanzado en muchas áreas de la ciencia.

Por ejemplo, el campo de la genómica funcional se ocupa de averiguar qué hacen ciertas secuencias de ADN, así como qué partes de ADN codifican proteínas y cuáles tienen funciones reguladoras importantes.

La secuenciación del ADN también ha ayudado a la investigación de enfermedades complejas permitiendo a los científicos catalogar ciertas variaciones genéticas entre individuos que pueden influir en su susceptibilidad a diferentes condiciones.

Podría interesarte: Conceptos clave para entender la diferencia entre genotipo y fenotipo

Dejá tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.